Mi experiencia con la autopublicación II

¡¡¡Hola a Tod@s!!!
Después de leer mi primera entrada en este blog sobre mi experiencia con la autopublicación AQUÍ , has decidido lanzarte a la piscina y hacer lo mismo. 

¡Me alegro! Te guiaré lo mejor que sepa.

¿Cómo se hace? Paso a paso.



Mi experiencia con la autopublicación I

Hoy vengo a hablaros de la ardua tarea de la autopublicación y cómo lo he hecho yo.
Como la mayoría sabréis, hace un mes que me lancé a publicar mi primera novela en Amazon. 

Después de haber barajado todas las posibilidades presentes, me decanté por Amazon y hoy, un mes después de dar ese paso, no podría estar más feliz.

Mis libros autopublicados han conseguido un número de ventas que yo jamás hubiera imaginado, y al que jamás hubiera llegado de no ser por este método, estoy segura. 

Por eso animo a cualquiera a dar a conocer su obra de este modo.

Para ayudarte a decidir si es la mejor opción para ti, a continuación te cuento mi experiencia. 

Ilusiones. Relato de Navidad


Hacía frío. La nevada que había caído dos noches atrás sobre la ciudad continuaba tiñendo de blanco las calles, aunque comenzaba a distinguirse un tono gris en los bordes de las aceras y en los lugares donde la gente transitaba con mayor regularidad. 

A pesar de la temperatura, que caía bastante por debajo del cero cuando el sol se escondía, le gustaba esa época del año. Las noches no eran tan oscuras por las luces de navidad que decoraban los escaparates de las tiendas, las farolas y las ventanas de las casas; además le gustaba mirar a la gente que amenizaba sus tardes yendo de compras o de paseo con los niños. Él lo había hecho así, mucho tiempo atrás, cuando su vida todavía no era una ruina y no había perdido aún a sus seres queridos.
 
Se estaba haciendo tarde, era hora de regresar a su refugio, un estrecho pasaje comercial donde se resguardaba del frío bajo una manta, dispuesta sobre planchas de cartón. De camino, metió la mano en su bolsillo y contó las monedas que había conseguido esa jornada. Tenía bastantes para comprar un bocadillo, en esas fechas la gente solía ser más amable y generosa, pero decidió guardar el dinero para procurarse una comida caliente al día siguiente, Navidad. Era uno de los pocos caprichos que se iba a permitir esas fiestas. 




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...