#cuentosdeNavidad para Zenda


Este relato participa en el concurso de Zenda Libros con temática navideña, si os gusta podéis ayudarme a difundirlo mediante el hashtag #cuentodeNavidad... Gracias.

Un Hombre en las Estrellas



Era el regalo perfecto para ella, lo supe nada más verlo ahí en la tienda de discos, la que está en la misma calle que la oficina. Lo compré en un impulso, aunque lo cierto es que no sabía si me atrevería a dárselo. Había hablado con ella en un puñado de ocasiones, casi siempre simples intercambios de saludos, alguna charla de ascensor, de esas sobre el tiempo, y la noche de la cena de empresa cuando fuimos a aquel karaoke. Fue allí donde descubrí que le gustaba la misma música que a mí.
—¡Tienen Starman! —exclamó mientras yo estaba echando un vistazo a la lista de canciones del establecimiento.
—¿Te gusta David Bowie? —me atreví a preguntar.
—Sí, mucho, ¿quieres cantarla conmigo?
En ese momento, como si alguien nos hubiera escuchado, esa misma canción comenzó a sonar y vi el fastidio en su cara. Alguien la había escogido antes que nosotros, era un grupo de chicos que subieron al escenario en grupo y destrozaron cada una de las estrofas, haciendo el tonto y berreando sin entonar una sola nota.
—Lo siento —dije.
—De todos modos no suena nada bien. Está como enlatada. Prefiero el vinilo, así es como mejor se escucha la buena música.
—Yo también.
Me sonrió y me sentí como flotando, ingrávido, ligero… Como si yo fuese ese hombre en las estrellas.
Esa había sido nuestra conversación más larga. Con el regalo envuelto bajo el brazo regresé a casa aquella tarde, preguntándome si al día siguiente lo llevaría a la oficina para dárselo. Sería raro, apenas nos conocíamos y no sabía si esa charla en el karaoke serviría de excusa.
Trabajábamos en departamentos diferentes, no teníamos proyectos en común y si sabíamos nuestros nombres completos era gracias a la intranet de la empresa…  Y sin embargo yo me había enamorado de ella como un adolescente. 
Cada vez que la veía me saltaba el corazón en el pecho, se me disparaban los latidos y mi lengua parecía de trapo. Seguro que ella me veía como el tonto de los ordenadores, que además de carecer de dotes sociales, vestía y se comportaba como un friki de manual.
Al día siguiente, antes de salir de casa estuve mucho tiempo mirando el regalo, abandonado sobre la mesa de mi salón. Al fondo, en la estantería, mi tocadiscos me consolaba, pues supe que acogería con gusto ese regalo que no me atrevería a dar. Aún así lo cogí y lo metí en mi bolsa, presa de un alarde de optimismo. Sí, tal vez encontrase el momento perfecto para dárselo. 
Caminé hasta la oficina y entré, el árbol de Navidad me dio la bienvenida, y me dirigí a mi cubículo. Había poca gente todavía. Fui a la salita de descanso donde la máquina de cafés recibía mi visita diaria e ineludible. Como siempre, obtuve mi expresso y lo saboreé con tranquilidad.
De pronto ella entró en la sala, y mi respiración se detuvo de golpe. Mientras pedía su café la observé, poniéndome cada vez más nervioso. Finalmente, ella se sentó frente a mí en la mesa, era la primera vez que lo hacía. Llevaba el periódico y comenzó a leerlo distraídamente.
—Hola —mi voz sonó sin mi permiso.
Sus ojos abandonaron las páginas del diario y me miró, sonrió, y como aquella noche en el karaoke, me hizo sentir de nuevo volando, en las estrellas.
—¿Qué tal, Bea?
—Bien…  Todo lo bien que una puede estar trabajando el día de Nochebuena.
—¿Tienes planes hoy? —quise saber, trataba de sonar confiado pero no paraba de mirar de reojo mi bolsa, donde el regalo esperaba a descubrir su destino —. Familia, novio…
Ella se rió. Estaba preciosa cuando reía, aunque no fuese una risa alegre.
—Cena con mis padres —respondió —, y no, sin novio. Hace ya tiempo.
Era una señal, tal vez…  No lo supe con seguridad, ¿lo era?
Mientras me debatía, presa de la confusión y la indecisión, ella continuó leyendo su periódico, pero poco después volvió a hablar.
—¿Y tú?
—¿Yo qué?
—¿Tienes novia?
La miré, tenía las mejillas encendidas y no apartaba la vista de la página impresa.
—No.
Me decidí. Cogí el paquete envuelto y se lo tendí sobre la mesa. Estaba claro por fin. Quien no arriesga, no gana, y con ella yo deseaba ganar.
—¿Y ésto? ⎼ parecía sorprendida.
—Feliz Navidad Bea.

Recibiendo premios

¡¡¡Hola a Tod@s!!

Hoy empiezo el año recibiendo premios en el blog. En concreto dos: 

Primero, el Premio Dardos otorgado por el blog  Nacimiento de Escritor
Como el propio concedente explica, es un premio dado para reconocer el esfuerzo, dedicación y creatividad de los blogs nominados. 

Como receptora del premio mis obligaciones son escribir esta entrada, enviar un enlace a quien me ha nominado (+ Aslan G.) y seleccionar otros 15 blogs a los que nominar. *Al final de la entrada

Segundo, el Premio Liebster otorgado por Aslan G. también, desde su blog "Mis Historias

Las reglas son las siguientes: 
  • Agradecer el premio ¡¡¡¡ Gracias Aslan!!!!
  • Responder a 11 preguntas
  • Nominar a blogs que tengan menos de 200 seguidores
  • Realizar 11 preguntas

 continúa

Cómo maquetar un ebook en Word

¡¡¡Hola a Tod@s!!!

En esta ocasión voy a hablar sobre cómo maquetar un ebook de forma que dispongamos de un índice con enlaces y una paginación correcta. Dos aspectos fundamentales para que la lectura en un dispositivo electrónico sea lo más cómoda posible.

Voy a indicar cómo se haría en Word, de modo que al finalizar tengamos un archivo que podamos guardar en formato .html (el mejor para subir a Amazon KDP) o para poder transformarlo posteriormente a epub o pdf.

¡¡Vamos allá!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...