Librerías Low Cost

¡¡Hola a Tod@s!!

Hoy vengo a traer una opinión quizá algo polémica...
Voy a hablaros de las librerías LOW-COST y sus modelos de negocio.

En principio todo lo low-cost siempre que no signifique una reducción significativa de la calidad del producto o del servicio es una idea positiva. En general los negocios de este tipo se valen de la compra en grandes cantidades de producto, del aprovechamiento de las tecnologías de la comunicación o de recortes de gasto en publicidad, infraestructura etc... En estos casos no tengo mucho que objetar.
El problema es cuando para vender barato se recorta en calidad, se compra a dudosos proveedores, se destruyen empleos, se prescinde de servicio de postventa o de reparaciones, incluso de controles de calidad, y a veces se traslada la producción a sitios más baratos con el consiguiente daño a la economía del país. 
Pero me estoy yendo por las ramas...

Lo Low-Cost no tiene por qué ser malo, y en el caso de las librerías no lo es. Bien es cierto que hay algunas que no son especialmente quisquillosas con el estado o la antigüedad de los libros que compran, pero otras apuntan a que el libro debe estar en buen estado y ser una edición no anterior a los 90. Hasta aquí bien... 


El cliente puede entonces adquirir un libro casi nuevo por un precio reducido, 2 o 3 € lo que te cuesta un café o una coca-cola en un bar un poco bueno.
Además de que el producto mantenga su calidad, el disponer de libros a precios tan asequibles fomenta la lectura, algo que siempre es deseable y más en nuestra sociedad que a veces parece que va para atrás en lugar de hacia delante. 
Todo es pues fantástico, una idea de negocio muy buena, un servicio a la comunidad, un empujón al saludable hábito de la lectura, una oda a la cultura. 
Entonces, ¿cuál es mi queja?

Hace poco me acerqué a una de estas librerías para preguntar. El dependiente muy amable me explicó que compraban todo tipo de novelas e incluso cómics sin importarlo popular o impopular que fuera, pero que todos se pagaban a 0,20 €. ¡Todos! No importaba que fuese una edición en tapa dura, con una excelente calidad o en perfecto estado. Me iban a pagar 20 miserables céntimos de euro por un libro que me había costado 20 € hace pocos años.
Le pregunté al dependiente si no tenían tasación, ya que al fin y al cabo la calidad de los libros que yo podía ofrecer era muy alta, me dijo que antes sí pero que la empresa había estipulado un precio estándar para todos los libros que compraban a esa mínima cantidad. Le pregunté entonces a cuánto vendían los libros y me dijo que a 3€ cada uno. El margen es importante, y es legítimo no me entendáis mal, cada uno hace lo que quiere y si tiene clientela pues genial, pero yo salí de esa librería y decidí que jamás les vendería ni uno de mis amados libros, y quizá tampoco les comprase ninguno porque sabría que el dueño original habría recibido calderilla por él.

Yo soy una amante de los libros, me encanta abrirlos, oler ese aroma tan característico, sentir su peso... Para mí un libro tiene muchísimo valor, es una obra de arte, su autor ha dedicado miles de horas de trabajo en crearlo y sus editores a editarlo.
Por eso un lector que ha pasado también horas de su vida leyéndolo, que lo ha comprado generalmente por una cantidad justa, que lo ha cuidado tanto que después de varias lecturas sigue manteniéndolo en un estado casi perfecto y que ahora, por las razones que sean, quiere venderlo, no merece que se lo compren por esa ínfima cantidad. Para eso que lo venda él mismo por internet.

En conclusión, en mi opinión vender un libro tan barato es un sacrilegio. No todo vale, y aunque comprendo profundamente a los usuarios y clientes de este tipo de librerías, yo soy una sibarita de las páginas impresas y no venderé mis libros por tan poco.

¿¿Qué opináis vosotros/as??

3 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo Tricia. Una cosa es que los libros puedan llegarle a todo el mundo y a gente sin recuerdos (de ahí las bibliotecas o asociaciones sin ánimo de lucro) pero esto me parece especular con ellos.

    No sabía que existían este tipo de prácticas, gracias por contarnos.

    ¡Muy interesante!

    Saludos,

    Elena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Elena, con lo mucho que me enseñas tú siempre a mí me alegro de haberte enseñado yo algo ;)
      Un saludo

      Eliminar
  2. Hola Tricia, estoy de acuerdo contigo por que así lo amerirá tu historia. Pero basándome en historias de gente en cuya comunidad no pueden pagar el precio real de un libro, viéndolo así, esto lo hace un negocio rentable para la tienda que además insentiva al comercio y economía del lugar y a su vez incentiva la lectura a precios que la gente de su comunidad si podría acceder. Sería genial que todo el mundo tuviera acceso a la lectura gratis y aunque lo puedes hacer por Internet comparto contigo que no hay nada como el leer, el sentir y oler de un libro. Abrazos

    ResponderEliminar

Si te ha gustado esta entrada, comenta y comparte.
¡¡¡Gracias!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Tricia Ross
Ámbar
Primera parte de una emocionante bilogía romántica titulada "Miradas". Amor, lujo, arte y erotismo se entremezclan en una obra madura y ambiciosa, con buenas dosis de intriga, que hará que suba tu temperatura y no puedas evitar seguir leyendo.
€9,90 Tapa blanda