La Coherencia Textual, el punto débil de quienes quieren pasar de escritor amateur a profesional



Como sabéis yo suelo leer sobre todo a autores autopublicados, es una pequeña lucha que mantengo pues yo también me autopublico (por varias razones que no vienen al caso) y creo que muchas de las historias que bullen en las cabezas de gente que no tiene una carrera profesional en la literatura son incluso mejores que las historias de personas de renombre, muy respaldadas por editoriales y con carrera literaria exitosa. Sin embargo admito que los libros de profesionales en un amplio porcentaje son mejores. Como digo, no me refiero a las historias que cuentan sino a cómo las cuentan. 

Uno de los puntos más débiles de los escritores autopublicados es la coherencia textual. Me canso de leer novelas muy bien escritas pero con fallos en la trama (me incluyo, por cierto) Siempre es más fácil ver los errores en las obras ajenas que en las propias así que no os toméis mis palabras como un ataque. 

La teoría es la teoría, y la verdad es que mantener una coherencia en nuestras tramas es complicado. Por si puede servir de ayuda, me he propuesto aprender todo lo posible sobre el tema, tratar de plasmarlo en mis próximos trabajos y transmitirlo en la medida de lo posible. 


¿Qué es la coherencia textual?


Es una forma de los textos bien estructurados que permite concebirlos como entidades semánticamente unitarias, de manera que las diversas ideas secundarias aportan información relevante para llegar a la idea principal, o tema, de forma que el lector pueda encontrar el significado global del texto.

Esto significa que todo lo que incluyamos en nuestra narración debe tener un propósito. A veces nos tienta incluir en nuestras obras una descripción, situación o personaje que nos ha quedado muy bien, pero que puede que no aporte nada a la historia. ¡ERROR!
Si hablamos con detalle de algo o de alguien que luego no sirve para apoyar o ilustrar nuestra trama, el valor de esa información es nulo.
A esto se le llama COHERENCIA GLOBAL.

Por otra parte tenemos la COHERECIA LOCAL, que postula que todas las ideas deben organizarse de manera ordenada y lógica, es decir, debe haber una secuencia interna que nos permita seguir el texto y lograr una mejor comprensión de la información.
En este caso el error se hace evidente cuando damos información antes o después del momento correcto, cuando no encontramos el punto exacto para que su función sea la que pretendemos que sea. Para evitarlo yo siempre recomiendo realizar un plan esquematizado de nuestro texto (a grandes rasgos) antes de empezar a escribirlo.

Ambos conceptos, llevados a cabo de manera correcta, nos llevan a conseguir una buena COHESIÓN.

La cohesión corresponde a la red de relaciones de significado que se establecen dentro de un texto por medio de diferentes mecanismos. Unión, lógica, secuencia, homogeneidad…

En resumen, cuando esbozamos la trama de nuestra historia debemos analizar la información que pensamos incluir en la narración. Si no es importante para comprender la historia, deberíamos descartarla. Siempre es mejor la calidad a la cantidad, de modo que no nos dejemos llevar por la idea de una novela larga, y apostemos mejor por una novela buena. 

En cuanto al momento de redactar, no nos perdamos en explicaciones y descripciones amplias y enrevesadas, siempre es más agradable leer una escena concisa e impactante que extensa y pesada. Pero sobre todo no nos vayamos por las ramas. Si lo que estamos contando tiene como única finalidad presumir de nuestro vocabulario o de nuestra habilidad de composición, mejor que nos cortemos.
Y ojo con repetir información. Eso no gusta a nadie. 

Hasta aquí mi aportación de hoy. ¿Os ha servido de ayuda?
Para más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado esta entrada, comenta y comparte.
¡¡¡Gracias!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Tricia Ross
Ámbar
Primera parte de una emocionante bilogía romántica titulada "Miradas". Amor, lujo, arte y erotismo se entremezclan en una obra madura y ambiciosa, con buenas dosis de intriga, que hará que suba tu temperatura y no puedas evitar seguir leyendo.
€9,90 Tapa blanda