¿Por qué nos gustan las pelis de terror?

Alfred Hitchcock decía: 
«A la gente le gusta tener miedo cuando se sienten seguros», y es precisamente esa sensación de seguridad que experimentamos desde el sofá de nuestro salón lo que nos lleva a introducir en el DVD un disco de una película de terror y presionar el botón de Play. 

Sin embargo hay que dejar claro que el gusto por el terror no sería tal si no supiéramos que lo que vemos en la pantalla no es real.

¿Por qué nos gusta el terror?

El miedo es una emoción intensa, y todo el mundo responde a ello de una manera similar: Con la activación del organismo (aumento del ritmo cardíaco, descarga de adrenalina…) 

Aquellos que apreciamos la sensación de terror que proporcionan las películas de este género nos caracterizamos por tener una tendencia a la búsqueda de sensaciones o quizá por usar la experiencia como catarsis para nuestros propios miedos y fobias reales. En cualquier caso, parece que el gusto por el terror está polarizado, hay quienes lo odian y quienes lo aman.
Una de las posibles explicaciones en las que he indagado y la que más me han convencido es la siguiente.

Cuando vemos una película, nuestra natural disposición a la empatía nos hace identificarnos con los personajes y sentir lo que ellos sienten. A esto se le llama “transferencia de excitación” y significa que cuando ellos sufren tensión, tristeza, alegría o miedo, nosotros también. 

Pues bien, quedémonos con que nos gusta que las películas nos transmitan emociones. El caso es que el miedo es probablemente la emoción más intensa que puede tener un ser humano, entonces si una película nos hace sentir miedo, nos gusta porque es capaz de transmitirnos la emoción más poderosa de todas.
De este modo explicaríamos por qué a los buscadores de sensaciones les atrae el terror, aunque sea una emoción negativa no comporta peligro real, mientras que a personas menos abiertas a esta transferencia sienten aversión hacia este tipo de películas.
Por otra parte, y según un estudio reciente, se pone de manifiesto que al contrario de lo que se venía asegurando hasta ahora, las personas sí podemos sentir emociones positivas y negativas al mismo tiempo. 

Esto quiere decir que el miedo que da una película de terror se da al mismo tiempo que la alegría de estar realizando una actividad de ocio, de estar en compañía, de mostrar interés en la trama, etc… y finalmente el alivio del desenlace de la película.

Seguro que te están entrando ganas de comprobar estas teorías. ¡Pues aprovecha que llega HALLOWEEN!! El mejor momento para disfrutar como nunca del terror.
Y a ti, ¿te gustan las pelis de miedo?

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Tricia Ross
Ámbar
Primera parte de una emocionante bilogía romántica titulada "Miradas". Amor, lujo, arte y erotismo se entremezclan en una obra madura y ambiciosa, con buenas dosis de intriga, que hará que suba tu temperatura y no puedas evitar seguir leyendo.
€9,90 Tapa blanda