Mente y Letras. La necesidad de contar historias.

Adentrémonos hoy en el interesante mundo de la antropología social y dejemos por un tiempo las letras apartadas en un cajón para centrarnos en la mente, es sus procesos y sus motivaciones.

¿Por qué las personas sentimos la necesidad de contar historias?

Hace 4 o 5 millones de años los seres humanos comenzamos a hablar. 
Posiblemente esta habilidad surgió como adaptación a la necesidad imperiosa de comunicar información de unos a otros, una información que al ser mucho más inteligentes superaba a los instintos y por tanto era diferente de un individuo a otro. 
 

La capacidad de pensar nos dio ideas, ideas diferenciadas en la mente de cada individuo y por tanto surgió el lenguaje con la finalidad de transmitir estas ideas.

Poco a poco dentro del ser humano no solamente surgía información sobre el entorno sino también sobre sí mismo y sobre conceptos abstractos que nacían de la imaginación. Esta información se convirtió entonces en ficción
 

La ficción, aunque nace de la imaginación, se alimenta de las experiencias propias, reales, y de la información del entorno en el que cada uno vive. 

Cumple una función personal de satisfacción (por parte del emisor) resulta además enriquecedora para la sociedad y con respecto al receptor, cumple una función de ocio así como de aprendizaje.

Los cuentos, por ejemplo, divertían a los niños pero al mismo tiempo transmitían las normas de la comunidad, advertencias sobre seguridad e incluso la historia del grupo.
En consecuencia podemos decir que la ficción es un producto social. Surge de la sociedad y se integra en ella.

La ficción evoluciona y se convierte en una forma de transmisión de ideales, de creencias de hechos y fenómenos que conllevan el aprendizaje de valores como la justicia, la libertad, el amor o la religiosidad. Se convierte pues en un vehículo más amplio de comunicación.

Para el emisor es ya una forma de autorrealización y de reconocimiento social, para el receptor, un modo de adquisición de cultura y de autodescubrimiento individual y colectivo.

Desde aquellos hombres salvajes que comenzaron a hablar por necesidad hasta la actualidad hemos avanzado mucho y ha sido gracias al lenguaje.
Antes necesitábamos aprender y adaptarnos, y la ficción cumplía su papel. Ahora que la necesidades están cubiertas, la ficción cumple una función menos básica, más elevada.
En palabras de un ilustre escritor español:
«Ciertamente, parece que nos ennoblecemos, trasladándonos de este mundo al otro, de la realidad en que somos tan malos a la ficción en que valemos más que aquí, y véase por qué, cuando un cristiano el hábito de pasar fácilmente a mejor vida, inventando personas y tejiendo sucesos a imagen de los de por acá, le cuesta no poco trabajo volver a este mundo». Leopoldo Alas “Clarín”.
En realidad, si lo pensamos con detenimiento, puede que también sea la supervivencia la finalidad actual de la ficción
Sobrevivir a uno mismo, sobrevivir a la muerte y permanecer en letras impresas, en el recuerdo de la gente y en las individualidades que se ayudan a construir. 

No hemos cambiado tanto al fin y al cabo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leerme. Si te ha gustado la entrada ¡¡Comenta!!

*Al publicar tu comentario verificas que ACEPTAS la Política de Privacidad de este blog. Tus datos personales serán visibles en los comentarios, podrás eliminarlos en cualquier momento. El blog no los usará ni los cederá para ningún fin comercial, ni propio ni ajeno.
Para más información visita la pestaña de POLÍTICA DE PRIVACIDAD DEL BLOG.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...