Colaboraciones: El oficio de escribir

Hola a tod@s,

Hoy traigo de nuevo uno de los textos con los que colaboro en el grupo que llamamos Terapia para Escritoras y en el que participamos varias de nosotras hablando sobre esos temas que nos precupan entorno a la vida entre letras.

El tema en esta ocasión es el oficio de escribir, porque ser escritora también es una profesión.
Aquí mi aportación.

Después de dos años, todavía siento cierta vergüenza cuando digo “soy escritora”, de hecho no lo digo si puedo evitarlo porque tengo la sensación de que quienquiera que me esté escuchando pensará que tengo pájaros en la cabeza. Eso en el mejor de los casos, porque en el peor, estoy segura de que daré la sensación de ser una vaga que no tiene las ganas o la capacidad de trabajar en un puesto “normal”, de esos de oficina, o quizá en una tienda o dando clases en un colegio o limpiando calles, qué más da.

Porque parece que es el trabajo tradicional, el que se hace con un contrato, por cuenta ajena, con un jefe que te grite, unos compañeros que te caigan bien o mal, de los que te puedas quejar y veas todos los días, un trabajo al que puedas faltar con un parte médico de baja cuando te pongas malo, un trabajo del que te pueden echar si metes la pata, que puedes dejar si no te gusta, o si encuentras algo mejor… Parece que solo ese tipo de trabajo es el de verdad; ocho horas diarias fuera de casa, haciendo algo que está escrito específicamente en algún convenio o en alguna ley laboral. ¿Y qué pasa con las ocupaciones que no encajan en ese molde?

Yo me levanto cada día pensando en mis libros. Todo el tiempo que paso despierta manejo mis intereses en las redes sociales, unas veces con más insistencia y otras con menos. Paso cuatro horas cada mañana estudiando oposiciones porque algo hay que hacer para comer en el futuro que se cierne. Por la tarde, paso otras cuatro escribiendo, una página tras otra de esfuerzo y trabajo. Total, ocho horas diarias como cualquier empleado de oficina. Bueno, si nos ponemos quisquillosos admito la media jornada, es igual. El caso es que así son mis días, uno tras otro. No tengo fines de semana ni vacaciones pues si dejo de teclear no cobro nada. No tengo un jefe, tengo cientos o quizá miles de jefes: los potenciales lectores. Compañeros tengo montones, aunque no los vea a diario. Cobrar, cobro menos que nadie, eso seguro. Con suerte un ínfima fracción del salario mínimo y aún así sigo, aunque pocos crean que lo que hago sea un trabajo.

Pero es más, el rechazo es peor cuando viene del propio mundillo, cuando a veces no te toman en serio, puede que por el género que escribes, porque la romántica, la fantasía o la juvenil no son del club de los géneros serios. O si no es por eso, tal vez por ser demasiado joven, o demasiado mayor, o por todo lo contrario. ¿Será en realidad por ser mujer? En ocasiones me lo pregunto, en serio. ¿Por qué una mujer de mediana edad que escribe romántica es una ama de casa aburrida con aspiraciones a E.L.James? ¿Por qué una chica joven que escribe fantasía pasa solo por una etapa?

Son cuestiones que me planteo a veces cuando miro mi cuenta bancaria y me doy cuenta de que vivir de mi sueño, al menos por ahora, es una utopía, y que el salario mínimo es un sueño para mí haciendo mi trabajo, que es escribir.

14 comentarios:

  1. y tanto que escribir también es una profesión! la verdad que todo lo que cuentas nos ha gustado mucho y es un texto muy bonito y a tener en cuenta ya que muchas personas también se plantean esta cuestion! sin palabras! genial!

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo pues yo soy periodista y también escritora y en España cada vez está menos valorada la profesión económicamente, pero si es tu sueño lucha por él. Gracias por compartir tus reflexiones con nosotras. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu comentario y tus ánimos. Saludos

      Eliminar
  3. Te entiendo perfectamente. Soy autónoma, diseñadora gráfica, y aun hoy muchísima gente que conozco desde hace tiempo y me encuentro por la calle me pregunta Ah... ¿Pero te va bien? Como si este tipo de profesiones fueran una quimera inalcanzable. Si, me va bien, trabajo desde casa y me organizo mis horarios y mis días libres. Pero porque me lo curro, y tengo épocas mejores y peores, como cualquiera. Mucho ánimo y sigue dándolo todo si es lo que realmente quieres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente tardará un tiempo en comprender que con la tecnologia no es necesario ir a ninguna parte para hacer según qué tipo de trabajos. Yo lo veo genial, calidad de vida, y pienso que la gente que sabe autogestionar su tiempo y su motivación tiene mucho más mérito...

      Eliminar
  4. Lo que más me fastidia es la gente que cree que estando en casa, además debes hacer las tareas de casa, porque, para ellos, tienes todo el tiempo del mundo, como si no tuvieras nada que hacer.Tienes razón, no se valora nada, ni agradecido ni pagado!!! Ánimo porque lo único importante es que te apoye tu familia, lo demás que no te afecte, gente envidiosa hay por todas partes!!! Un beso y feliz navidad.

    ResponderEliminar
  5. Lo que más me fastidia es la gente que cree que estando en casa, además debes hacer las tareas de casa, porque, para ellos, tienes todo el tiempo del mundo, como si no tuvieras nada que hacer.Tienes razón, no se valora nada, ni agradecido ni pagado!!! Ánimo porque lo único importante es que te apoye tu familia, lo demás que no te afecte, gente envidiosa hay por todas partes!!! Un beso y feliz navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa exactamente eso, como siempre estoy en casa, ¿qué me cuesta hacer las tareas?.... gggrrrrrrr

      Eliminar
  6. ¡Hola! Me encanta esta iniciativa de Terapia para Escritoras, no lo conocía y me parece genial. Así es, ser escritora también es una profesión aunque hay muchas personas que no lo entienden... Ánimo para seguir hacia adelante, que no te afecte ni te importe lo que te diga la gente. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una iniciativa principalmente para nosotras, nos ayudamos unas a otras, y si de paso ayudamos a alguien más, mejor que mejor

      Eliminar
  7. Si te entiendo! Es muy difícil vivir de escritora como de músico o algo parecido al arte, pero arriba que nada te amilane tu estas cumpliendo tu sueño no cumplas el de nadie, sigue haciendo lo que te gusta y siguenos compartiendo todo lo que escribas que siempre habrá gente que aprecie tu arte ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda profesión relacionada con el arte es menospreciada por desgracia, esperemos que llegue el día que eso cambie

      Eliminar
  8. Creo que el trabajo de un escritor es tan válido como cualquier otro ya sea en una oficina o donde sea lo importante es que disfrutes de esta actividad y que puedas obtener el sustento que necesitas para seguir adelante, también trabajo desde casa, aunque también he trabajado en una oficina y en ambos casos se requiere de sacrificio y constancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo a quien no piensa así, gracias por tu aportación. Saludos

      Eliminar

Si te ha gustado esta entrada, comenta y comparte.
¡¡¡Gracias!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Tricia Ross
Ámbar
Primera parte de una emocionante bilogía romántica titulada "Miradas". Amor, lujo, arte y erotismo se entremezclan en una obra madura y ambiciosa, con buenas dosis de intriga, que hará que suba tu temperatura y no puedas evitar seguir leyendo.
€9,90 Tapa blanda