Mente y letras: Los procesos de la escritura

En esta nueva entrada de Mente y Letras quiero hablaros de los procesos mentales que tienen que ver con la Escritura, refiriéndonos a la Escritura Creativa (no a la capacidad de escribir)

Desde la psicología cognitiva se concibe la mente humana como un sistema estructurado en el que se procesa información. Se compara al cerebro con un ordenador y a la mente con un programa, un software.  

Según esta concepción, escribir es un proceso que supone el dominio de un conjunto de competencias cognitivas y comunicativas.


Las competencias o capacidades cognitivas serían el modo cómo se generan, relacionan y organizan las ideas en el texto (darle una estructura, un inicio, un nudo y un final... así como una secuencia lógica de los acontecimientos, basados en nuestra experiencia)

Las competencias comunicativas tienen que ver con los conocimientos lingüísticos, sociolingüísticos y discursivos que hemos aprendido en nuestra etapa académica, o que hemos perfeccionado después bien mediante formación externa o autodidacta. 

Sin duda, la producción de textos es una actividad compleja que además queda perfectamente ajustada a todos los pasos que te enseñan en todos los manuales de escritura, todos los talleres literarios y artículos al respecto que puedes encontrar, como aspirante a escritor. Y, ¿Eso por qué?

Porque el cerebro funciona de una determinada manera, para todos igual...

No quiero decir que todo el mundo pensemos igual, para nada, digo que el cerebro es una máquina y tiene sus normas de funcionamiento. 

En el caso de la producción literaria escrita, es la siguiente:



Planificación:

El momento en que se generan ideas. Probablemente impulsadas, inspiradas, estimuladas por algún detonante (una imagen, una película, una melodía....) a partir de ahí y prácticamente sin ser conscientes, se organizan los contenidos (esto al principio, esto al final.... ) y se determinan algunos detalles del contenido (a veces incluso antes de concebir la idea en total) y del tipo de discurso. 
Aquí participa la imaginación como principal fuente, pero también la experiencia de cada uno, que es de donde nace el mundo imaginado.



Textualización:

En cuanto nos sentamos a escribir, se pone en marcha el conocimiento lingüístico, tanto de las convenciones (ortografía, puntuación, etc.) como de las reglas gramaticales (léxico y sintaxis) y la serie de recursos literarios que conocemos bien por haberlos estudiado o bien por haberlos aprendido leyendo... (uso de anáfora, elipsis, repetición léxica, marcadores discursivos.)

Revisión:

Cuando se ha terminado de teclear, se confronta el texto escrito con la idea inicial para verificar que el resultado es lo que queríamos que fuese; en este punto se determina la coherencia de lo escrito, de acuerdo con las normas de escritura.

Como véis, el difícil proceso de imaginar en combinación con la habilidad de dar coherencia y la capacidad de comunicarnos por escrito es lo que convierte a un escritor en eso, un escritor. 
Y no es nada fácil... 

Como cualquier arte, la escritura es mezcla de conocimiento, experiencia, capacidad y pasión, pues sin uno de esos ingredientes es improbable alcanzar el escalón que sube desde la categoría amateur a la profesional. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Tricia Ross
Ámbar
Primera parte de una emocionante bilogía romántica titulada "Miradas". Amor, lujo, arte y erotismo se entremezclan en una obra madura y ambiciosa, con buenas dosis de intriga, que hará que suba tu temperatura y no puedas evitar seguir leyendo.
€9,90 Tapa blanda