Resurrección virtual... ¿Hasta dónde podemos llegar con la Inteligencia Artificial?


Esta noticia me alcanzó por casualidad, como un shock, y me encontré descubriendo que una de las insólitas historias de Black Mirror se había hecho realidad.

mano marrón labio arruga ceja boca pestaña de cerca cuerpo humano cara nariz mejilla iris ojo cabeza piel belleza artificial Organo androide Smartphones frente Fanboy Ventilador androide Adicción al teléfono celular Buscando smartphone cuidado de la visión extensiones de pestañas
En Rusia una mujer, dueña de una startup de robótica, creó un Avatar con la personalidad de su amigo muerto. ¿Es eso posible?

Al parecer sí. Eugenia Kuyda utilizó las conversaciones, perfiles de redes y toda la información que Roman dejó en internet durante su vida para crear una inteligencia artificial que replicaba su identidad.
Habla como él, con sus mismas expresiones y faltas de ortografía. Y de ese modo Eugenia lo mantiene vivo para ella, habla con él todos los días, le cuentas cosas y Roman le responde como si aún viviese. 
La tecnología ha alcanzado un hito indiscutible: Nos ha librado de la muerte. 

Pero... ¿Es esto algo bueno?
Como psicóloga no he podido dejar de plantearme este dilema pues, aunque a priori esta noticia parezca buena, en realidad a mí modo de ver, puede resultar tremendamente peligrosa.

Los seres humanos somos temporales, como todo en el mundo tenemos una fecha de caducidad, un ciclo que debemos cumplir. 

Muchas cosas han alterado este ciclo, alargándolo, haciéndolo más fácil y cómodo, pero nunca destruyéndolo y eso es lo que me preocupa. 
Alterar el orden natural de las cosas no puede traer más que problemas, desequilibrios.  

Sí, perder a un ser querido es doloroso, desgarrador... En ocasiones afecta al resto de nuestra vida, pero es algo por lo que todos, sin excepción, pasamos al menos una vez en nuestra existencia. Perder algo es una experiencia necesaria, morir es parte de la vida y de lo que hace que sea eso, vida. 
Ya hay muchas cosas, avances médicos, tecnologías y otros inventos que nos evitan el dolor, que solucionan muchos de nuestros problemas evolutivos, que nos ahorran traumas, frustraciones y aspiraciones incumpidas. 
Pero, y esta es mi opinión, ponernos las cosas tan fáciles nos está infantilizando, nos hace cada vez más débiles, más dependientes, más emocionalmente ineptos. 

Hay una frase de David Weatherford, psicólogo infantil y escritor que dice: 
«Disfrutamos del calor porque hemos sentido el frío. Valoramos la luz porque conocemos la oscuridad. Y comprendemos la felicidad porque hemos conocido la tristeza». 

No hay nada bueno sin su parte mala, no hay polo positivo sin uno negativo. No hay vida si no hay muerte y no hay nada que se solucione evitándolo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leerme. Si te ha gustado la entrada ¡¡Comenta!!

*Al publicar tu comentario verificas que ACEPTAS la Política de Privacidad de este blog. Tus datos personales serán visibles en los comentarios, podrás eliminarlos en cualquier momento. El blog no los usará ni los cederá para ningún fin comercial, ni propio ni ajeno.
Para más información visita la pestaña de POLÍTICA DE PRIVACIDAD DEL BLOG.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...